Domingo, Agosto 20, 2017
TEJIDO EMPRESARIAL

El 85% de empresas familiares vascas tienden a retrasar la edad de sucesión

El 70% de las empresas de Gipuzkoa son familiares. Sólo el 21% de ellas atraviesa en la actualidad el proceso de tránsito generacional

La sucesión en la empresa familiar no siempre se gestiona bien. La mortandad de las empresas familiares es muy elevada ya que sólo el 35% llega a la segunda generación y únicamente el 15% alcanza la tercera. Como la empresa familiar supone aproximadamente los dos tercios del tejido empresarial guipuzcoano, se hacen cada vez más necesarias las iniciativas que aseguren su continuidad. Teniendo en cuenta estas circunstancias, la Cámara de Gipuzkoa, el Departamento de Industria del Gobierno Vasco a través de SPRI, el Foro de Empresa Familiar de las Cámaras Vascas han organizado un conjunto de Jornadas bajo la denominación de Escuela de Sucesores, en las que esperan contar también con la colaboración del Departamento de Innovación y Sociedad del Conocimiento de Diputación Foral de Gipuzkoa. El objetivo es asegurar la continuidad de las Empresas Familiares, sensibilizando a los Sucesores en las principales claves que sustentan la transmisión de una empresa de una generación a la siguiente.

Radiografía de la empresa familiar guipuzcoana
En Gipuzkoa alrededor del setenta por ciento del entramado empresarial es de carácter familiar y es fruto de la consolidación de las actividades iniciadas por esos emprendedores que se introdujeron en el oficio de empresarios como medio de desarrollo no sólo de la propia familia sino del conjunto humano localmente vinculado a la misma. Además, el 85% de este tipo de empresas quiere seguir siéndolo, si bien tienden a retrasar la sucesión. Sin embargo, la expectativa media de vida de las empresas familiares es de 24 años, sólo un tercio llega a la segunda generación. Y solamente en un 34,5% de los casos la empresa familiar tiene al sucesor identificado.

Por eso, la razón para estudiar y apoyar a este tipo de empresas es doble. Por un lado, porque componen un alto porcentaje del entramado empresarial y, por otro lado, por el beneficio social que aportan al territorio en el que se ubican.

De esta forma, la relevancia que en el empleo y en el compromiso con el territorio en el que están adquieren las empresas familiares vascas, junto con la estabilidad que dan al tejido empresarial de la zona por su visión largoplacista de empresa, justifican la trascendencia que para la economía de Gipuzkoa tiene el apoyo a este tipo de empresas.

Su dimensión relativamente inferior a la de las empresas no familiares y su pertenencia a sectores tradicionales, son fuente de debilidad en un entorno abierto y, precisamente por ello, son objeto de mayor atención.

Por otra parte, desde la Cámara de Comercio aseguran que en Gipuzkoa aproximadamente dos tercios de las empresas familiares están bajo el control absoluto de la familia, sin ningún tipo de participación de agentes ajenos a la familia en el capital de la empresa.

La Escuela de Sucesores comenzó su andadura el pasado 12 de abril abordando el tema de: “La Necesidad del Protocolo Familiar como herramienta clave para una correcta sucesión”. Otros temas que se tratarán en futuras citas son: El valor del coaching para directivos familiares; La empresa familiar de hermanos; Mujer y Empresa Familiar, “CEO por un día” o cómo implicar a los familiares.

Balneario La Hermida
Advertisement

PUBLICIDAD


Banner

Banner

Banner

Banner

Declaración de derechos

Importante: Esta web está construída a partir de información recopilada de nuestros clientes y contenidos encontrados en la web. El Periódico Empresarios no comparte necesariamente las opiniones aquí reflejadas.