Sábado, Abril 29, 2017
INVESTIGACIÓN

Descubren el origen del estrés en plantas

Científicos del CSIC y del Centro de Investigación en Agrigenómica (CRAG) han descubierto un mecanismo dependiente de las chaperonas que 'decide' si destruir o reciclar proteínas defectuosas, en función de las condiciones de estrés de las plantas.

La investigación, publicada en la revista "PLOS Genetics", revela cómo las plantas reconocen sus proteínas defectuosas y cómo deciden destruirlas o repararlas.

El equipo de científicos, liderados por Manuel Rodríguez-Concepción, investigador del CSIC en el CRAG, ha contado con la participación de investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona y del Instituto Max Planck (Alemania).

Los científicos han trabajado con la proteína DXS, implicada en la síntesis de compuestos protectores de la fotosíntesis.

Estos compuestos también actúan como antioxidantes y vitaminas (A, K y E) en la dieta humana, de ahí parte del interés de la investigación en esta proteína, según ha informado el CSIC en un comunicado.

El sistema descubierto por los científicos se basa en la actividad de varios tipos de chaperonas, proteínas que controlan el plegamiento y la actividad de otras proteínas, a modo de sistema de "control de calidad".

Según la investigación, una chaperona, J20, reconoce la proteína DXS cuando no está bien plegada, lo que implica su mal funcionamiento, se une a ella y la lleva hasta una segunda chaperona, Hsp70.

En condiciones normales, la chaperona Hsp70 transfiere la proteína DXS a una tercera chaperona, ClpC, que forma parte de una maquinaria de degradación de proteínas y su función es desplegar las proteínas que le llegan para que puedan ser cortadas en fragmentos más pequeños y, finalmente, eliminadas.

"Sin embargo, en situaciones de estrés en las que se necesita una mayor actividad de la proteína DXS pero no es posible sintetizar más, se acumula otra chaperona, ClpB3, que es capaz de unirse a Hsp70 para entre ambas replegar DXS hasta su forma activa", ha explicado el co-responsable de la investigación, Pablo Pulido.

De esta forma, la planta impide la degradación de DXS y consigue que vuelva a funcionar.

"Conocer este proceso es fundamental para entender cómo funcionan los cloroplastos y cómo se puede mejorar su funcionamiento para un mejor crecimiento y desarrollo de las plantas", ha concluido concluye Rodríguez-Concepción.

 

 

FUENTE: EFE

Balneario La Hermida
Advertisement

PUBLICIDAD


Banner

Banner

Banner

Banner

Declaración de derechos

Importante: Esta web está construída a partir de información recopilada de nuestros clientes y contenidos encontrados en la web. El Periódico Empresarios no comparte necesariamente las opiniones aquí reflejadas.